La tecnología y la gestión de la fragilidad funcional de personas mayores

Creo que nadie negará que haber conseguido aumentar la longevidad constituye uno de los mayores logros de la historia de nuestra sociedad, pero no debemos olvidar algunos retos que este logro lleva asociados, como la obligación de preguntarnos por la calidad de esos años añadidos a la vida, porque el que hayamos conseguido retrasar el momento de la muerte no implica necesariamente una prolongación de la vida en buen estado de salud. De hecho, la pérdida de salud es la principal preocupación de las personas mayores, sobre todo por lo que implica en términos de discapacidad y pérdida de autonomía.