La administración de plasma convaleciente en distintas enfermedades infecciosas tiene muchos años de historia. A finales del siglo XIX se empleó en el tratamiento de la difteria y a principios del siglo XX, durante la pandemia de la gripe española, también se aplicó esta aproximación terapéutica1. Recientemente se ha utilizado en el tratamiento de diversas enfermedades víricas: SARS2,3, MERS4, ébola5, pero en ningún caso se dispone de resultados definitivos a favor de su utilización.

En febrero de 2020, L. Chen y cols. publican un primer comentario en Lancet Infect Dis6 sobre el uso de plasma convaleciente en el tratamiento de la COVID-19. Durante meses se han publicado numerosos artículos o editoriales de opinión y pocos con resultados concluyentes7,8.

En el inicio se publicaron series de pocos enfermos tratados con plasma convaleciente 9, 10, 11, 12. Se trataba de enfermos con enfermedad muy severa con afectación respiratoria y PCR positiva. En las series chinas (5, 6 y 10 enfermos), el plasma se administró entre los 16 y 30 días después del inicio de los síntomas. En la serie americana (25 enfermos), el plasma se administró de forma más precoz, a los 7.5 – 12.5 días del inicio de los síntomas. A pesar de las evidentes limitaciones de estos dos estudios, los resultados sugerían que la administración de plasma convaleciente puede desempeñar un papel en el tratamiento de estos enfermos. Además, parecía que el inicio precoz del tratamiento con plasma lograba mejores resultados.

En el primer ensayo clínico randomizado13, en China, se comparan 52 enfermos tratados con plasma convaleciente combinado con otros tratamientos estándar con un grupo control de 51 enfermos tratados sin plasma. Los enfermos tratados con plasma recibieron una dosis promedio de 200 ml (200-300 ml) de plasma, el 96% de ellos recibieron una sola dosis. Todos los enfermos estaban al menos en una situación de enfermedad severa y entraron en el estudio entre los días 19 y 38 del inicio de la sintomatología. El principal problema de este estudio es que fue suspendido antes de conseguir incluir a los 200 enfermos previstos porque la epidemia en China se resolvió y no se dispuso de más enfermos para ser tratados. Esto ha disminuido la potencia estadística de los resultados. Pese a que se evidenciaron diferencias en el objetivo primario (tiempo hasta mejora clínica en el período de 28 días después del tratamiento) y en los secundarios (mortalidad a los 28 días y duración de la hospitalización) entre el grupo tratado con plasma y el grupo control, estas no fueron estadísticamente significativas. La negativización de la PCR nasofaríngea a las 24, 48 y 72 horas fue significativamente superior en el grupo de enfermos tratados con plasma que en el grupo control.

En Holanda, se inició un ensayo clínico que fue interrumpido porque el 80% de los enfermos presentaban anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en títulos similares a los de los plasmas que recibían de donantes convalecientes14.

En otro estudio, realizado en el hospital Mount Sinai, se analiza un grupo de 39 enfermos tratados con dos dosis de 250 ml de plasma convaleciente. Los autores concluyen que los enfermos tratados con plasma tienen una supervivencia superior a la del grupo control, especialmente en el caso de los enfermos que no están intubados15.

El grupo de la Clínica Mayo ha presentado los resultados de una cohorte de 35.322 enfermos, el 52% de ellos ingresados en UCI, que fueron tratados al menos con una unidad de plasma convaleciente de 200 ml. Los autores analizan la mortalidad a los 7 y 30 días. Se ponen de manifiesto que los enfermos no están en ventilación asistida y reciben plasma con títulos elevados de anticuerpos tienen menor riesgo de mortalidad que los que reciben plasma con títulos bajos de anticuerpos. Asimismo, tienen menor riesgo de mortalidad los enfermos que reciben el plasma en los primeros 3 días del diagnóstico16.

El estudio PLACID Trial analiza 464 enfermos adultos (edad superior a 18 años) con una afectación moderada por COVID-19, tratados en 39 hospitales de la India. Los autores concluyeron que no existe diferencia alguna en la mortalidad y progresión a una enfermedad severa a los 28 días del tratamiento17.

En el estudio randomizado desarrollado en Argentina por PlasmAr Study Group, que comparó un grupo de 228 enfermos que recibieron entre 415 y 600 ml de PCC con un grupo control de 105 enfermos tampoco se evidenció diferencia alguna en la evolución de la enfermedad ni en la mortalidad a los 30 días18.

Dos de los ensayos multicéntricos realizados en España, uno ha sido promovido por el hospital Puerta de Hierro (ensayo ConPlas-19) y otro promovido por Institut Grífols (GC2003).

En los ensayos clínicos planteados en España, se administran dos unidades de entre 250 a 300 ml de plasma del propio donante, con el fin de prevenir cuadros de sobrecarga cardíaca y reducir la exposición de los enfermos a más de un donante diferente.

Además, el Banco de Sangre y Tejidos promovió un estudio observacional (PRBST) 255-2020), orientado a aquellos hospitales que no han participado en estos ensayos. El objetivo es poder administrar plasma convaleciente a aquellos enfermos que pueden verse beneficiados por esta medida terapéutica pero que no cumplen los criterios de inclusión previstos en los ensayos existentes.

De todas estas publicaciones y de los resultados preliminares de estos y otros estudios se pueden sacar tres conclusiones:

  • La administración de PCC con pocos anticuerpos anti SARS-CoV-19 no es eficaz en el tratamiento de la infección.
  • En los enfermos muy evolucionados con una grave afectación, el tratamiento con PCC se ha demostrado que no tiene eficacia.
  • La transfusión de PCC con un elevado contenido de anticuerpos y administrado de forma precoz, puede reducir el riesgo de una evolución a formas graves de la enfermedad.

Bibliografía:

  1. Luke TC, Kilbane EM, Jackson JL, Hoffman SL. Meta-analysis: convaleciente blood products for Spanish influence neumonía: ¿a future H5N1 treatment? Ann Intern Med. 2006; 145(8)599-609.
  2. Cheng Y, Wong R, Soo YO, et al. Use of convaleciente plasma terapia en SARS sufrientes en Hong King. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 2003; 24(1):44-46.
  3. Yeh KM, Chiueh TS, Siu LK, et al. Experiencia de uso convaleciente plasma para acute respiratorio y síndrome con los empleados de trabajo en Taiwán hospital. J Antimicrob Chemother. 2005; 56(5):919-922.
  4. Arabi YM, Hajeer AH, Luke T, et al. Feasibility of using convaleciente plasma inmunitherapy for MERS-CoV ingection. Saudi Arabia. Emerg Infect Dis. 2016:22(9):1554-1561.
  5. Kraft CS, Hewlett AL, Koepsell S, at al. Nebraska Biocontainment Unit and the Emory Serious Communicable Diseases Unit. Utilizando TKM-100802 y convaleciente plasma en 2 sufrients con ebola virus diseñado en el Estado español. Clin Infect Dis. 2015;61(4): 496-502.
  6. Chen L, Xiong J, Bao L, Shi Y. Convaleciente plasma es a potencial therapy for COVID-19. Lancet Infect Dis 2020;S1473-3099(20)30141-9.
  7. Roback JD, Guarner J. Convaleciente plasma to treat COVID-19. Posibilidades y challenges. JAMA 2020; 323:1561-1562.
  8. Barone P, DeSimone RA. Convaleciente plasma en treat coronavirus disease 2019 (COVID-19): consideraciones for clinical trial desing. Transfusión 2020; 60:1123-1127.
  9. Shen C, Wang Z, Zhao F, et al. Treatment of 5 critically III sufrientes with COVID-19 with convaleciente plasma.
  10. JAMA 2020. doi:10.1001/jama2020.4783.
  11. Ye M, Fu D, Ren Y, et al. Treatment with convaleciente plasma para COVID-19 sufrientes en Wuhan, China. JMed Virol 2020. Doi,org/10.1002/jvm25882.
  12. Duan K, Liu B, Li C, et al. Effectiveness of convaleciente plasma terapia en severo COVID-19 sufrientes. Proc Natl Acad Sci USA. 2020; 117:9490-9496.
  13. Salazar E, Perez K, Ashraf M, et al. Treatment of Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Patientes con Convaleciente Plasma. The American Journal of Pathology 2020. 190: 1680-1690.
  14. Li L, Zhang W, Hu Y, et al. Effect of convaleciente plasma therapy on time to clinical improvement in patients with severe ans life-threatening COVID-19. A randomized clinical trial. JAMA 2020;324(5):460-470.
  15. Gharbharan A, Jordanes C, Geurtsvankessel C, et al. Convaleciente Plasma COVID-19. A randomizas clinical trial.https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.07.01.20139857v1
  16. Liu STH, Lin H, Baine I, et al. Convaleciente plasma treatment of severe COVID-19: a propensity score-matched control-study. Nat Med. 2020; 26:1708-1713.https://wwwmedrxiv.org/content/10.1101/2020.04.07.20056440v1.
  17. Joyner MJ, Carter RE, Senefeld JW, et al. Convaleciente Plasma Antibody Levels and Risk of Death from Covid-19. NEJM 2021;
  18. Simonovich VA, Burgos Pratx LD, Scibona P., et al. En Randomized Trial of Convaleciente Plasma en Cvid-19 Severe Neumonía. NEJM 2021; 384:619-629.
  19. Libster R., Perez Marco D., Wappner D., et al. Early High-Titer Plasma terapia para Prevent Severe Covid-19 en Older Adults. NEJM 2021; 384: 610-618.

Roser Vallés Navarro, Ex Directora General de Ordenación y Regulación del CatSalut