Tal como se describe en la OMS (Organización Mundial Sanitaria) “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Así mismo, los determinantes sociales de salud integran aspectos sociales, económicos, culturales y condiciones del entorno que influyen en el estilo de vida y las relaciones con la comunidad.

En este sentido, la participación de la ciudadanía aporta gran valor en las estrategias de las organizaciones sanitarias ya que favorece una relación más próxima, con el fin de conocer sus necesidades, plantear propuestas, priorizarlas e integrarlas en las decisiones corporativas, para mejorar la salud y el bienestar de la ciudadanía, teniendo en cuenta Objetivos de Desarrollo Sostenible – Agenda 2030 de Naciones Unidas, ODS-3 Salud y Bienestar, y  ODS-17, Alianzas Estratégicas y avanzar en su implantación.

Las relaciones con la comunidad toman especial relevancia en los centros de Atención Primaria para planificar y desarrollar actividades que impulsan la promoción de la salud, los hábitos saludables y la prevención de enfermedades, vinculado a la vez con el ODS-4 Formación y el ODS-11 comunidades más sostenibles.

El grupo de interés relacionado con la comunidad puede estar integrado por el centro de Atención Primaria, instituciones y entidades del asociativo, como, por ejemplo: asociaciones de vecinos, asociaciones de personas enfermas, oficinas de farmacias, escuelas, institutos, grupos de mujeres, grupos de jóvenes, centros de personas mayores, bibliotecas, técnicos de salud y de servicios sociales, representantes municipales o de otras instituciones, ONG, entre otros.

El centro de Atención Primaria establece espacios para interactuar a través de reuniones periódicas y grupos de trabajo con los activos de salud adscritos al centro de salud, para  llevar a cabo de manera conjunta talleres de bienestar emocional, conferencias, jornadas anuales para dar a conocer las entidades y las actividades que organizan, actuaciones de voluntariado por ejemplo para el cuidado de personas mayores en soledad no deseada, talleres de bienestar emocional, entre otras actuaciones.

Así mismo, desde el centro de Atención Primaria se realiza la prescripción social para poner en valor los Activos de salud e informar a los pacientes sobre actividades que se realizan cerca de su domicilio o en su ciudad.

La participación de los activos de salud favorece la toma de decisiones compartidas para priorizar actuaciones teniendo en cuenta las diferentes opiniones y percepciones de la ciudadanía con relación a su salud y los aspectos que pueden mejorar o afectar su bienestar.

La participación de los activos de salud favorece la toma de decisiones compartidas para priorizar actuaciones”

Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el proyecto ComSalut, Comunidad y Salud del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, para desarrollar una estrategia de salud comunitaria que tiene en cuenta la detección de las necesidades a través de datos cuantitativos y datos cualitativos – encuesta a la ciudadanía sobre aspectos positivos o negativos del barrio en el que residen, para determinar actuaciones orientadas a la mejorar de la salud, el bienestar y la calidad de vida.

Por otra parte, la participación, la corresponsabilidad, también se aplica a la relación entre médico-paciente, el/la paciente y el/la profesional asistencial en el proceso de su enfermedad facilitando al paciente la información necesaria para que tome la decisión con relación al tratamiento y a la práctica clínica que corresponda.

La participación de la ciudadanía también puede aportar gran valor en la elaboración del análisis de materialidad y la priorización de los ODS de la organización sanitaria, para tener en cuenta su opinión al establecer las estrategias. Un ejemplo de ello lo encontramos en la definición de las prioridades estratégicas de Badalona Serveis Assistencials, SA (BSA), empresa de titularidad municipal, ubicada en la provincia de Barcelona, que gestiona 16 centros sanitarios en las líneas de atención primaria, atención especializada, atención intermedia, salud mental y adiciones.

BSA mantiene relaciones con las entidades especialmente a través de los 6 centros de Atención Primaria que gestiona, en los cuales tiene establecido los Consejos de Salud, que se reúnen de manera periódica para determinar actuaciones para la mejora de la salud y el bienestar de la comunidad.

Por otra parte, BSA ha definido en las Prioridades Estratégicas 2022 una línea de Responsabilidad Social y Compromiso con el Entorno, que incluye la relación con las entidades e instituciones, así como otras 3 líneas: abordaje integral paciente complejo, experiencia del paciente, desarrollo y bienestar profesional. Las actuaciones en estas 4 líneas se irán desplegando durante el 2022 a través de focus grup con los grupos de interés internos y externos de la organización.

Elisabet Asensio Reberté