Un hospital público “de marca”, ¿para qué?

Pertenezco a una generación en la que las marcas, especialmente si hablamos de moda, cobraron mucha importancia en nuestras vidas. Las marcas eran la señal que indicaba tu forma de vida, tu poder adquisitivo y, por descontado, te daban un estatus social que todos queríamos (y queremos) alcanzar. Aunque no solo se trataba de una cuestión estética, sino que dábamos por supuesto, tal y como hacemos también hoy, que las «buenas marcas» lo son, no por sus precios, sino porque ofrecen un producto de calidad o un servicio excelente. Dentro del sector sanitario lo que llamamos «la marca», el posicionamiento de marca, el nombre que hay detrás del servicio,